lunes, 15 de enero de 2018

Porrones en La Granda

El pantano de La Granda era uno de los mejores puntos de Asturias para la invernada de porrones hace algunos años. Sin embargo, en las últimas temporadas se han vuelto muy escasos, con la llegada únicamente de pequeños bandos, y no todos los años. Desde hace unos días un pequeño grupo mixto de porrón europeo Aythya ferina y porrón moñudo Aythya fuligula compuesto por unas 20 aves ha decidido que el embalse puede ser un buen lugar para pasar el invierno.


Lo cierto es que este descenso en el número de porrones invernantes no es un hecho exclusivo de La Granda, sino algo general en el conjunto de Asturias. Estos patos buceadores prefieren las grandes masas de agua con abundante vegetación acuática, y estos humedales no son frecuentes en nuestro territorio. Y en los pocos que hay las molestias humanas se han multiplicado durante los últimos años.



sábado, 13 de enero de 2018

Gaviota petroleada

Las aves marinas tienen un panorama difícil durante el invierno. A las dificultades climatológicas propias de la temporada, en especial los fuertes temporales, se añaden las amenazas debidas a la actividad humana. Una de las peores entre estas últimas es la contaminación por hidrocarburos.


Este ejemplar juvenil de gaviota tridáctila Rissa tridactyla lo registré hace una semana en el puerto de Luanco, con evidentes signos de estar petroleada y durante un fuerte temporal en la mar. En estos temporales, la forma más común de contaminación por hidrocarburos es la producida por la limpieza de los tanques de los barcos mercantes, contaminación a todas luces deliberada.


Al impregnarse de hidrocarburos, el plumaje de estas aves pierde su capacidad de aislamiento. Además, al intentar limpiarse con el pico, ingieren buena parte de este combustible, pudiendo con ello sufrir una intoxicación.




Por eso cuando un ave marina sufre un incidente de este tipo cabe augurarle un mal futuro. Esta pequeña gaviota quizá haya tenido suerte, al cabo de unas pocas horas volví a detectarla en la bahía, nadando y aparentemente en buen estado. Es posible que la intensa y persistente lluvia registrada ese día pudiera haber facilitado su limpieza.


lunes, 8 de enero de 2018

Llegada de gaviotas

Los primeros días del invierno son muy favorables para la llegada de gaviotas a la costa asturiana, gracias a los habituales temporales de estas fechas del año. Estos temporales las empujan a estacionarse, aunque sea temporalmente. Una especie que se observa habitualmente en esta época es el gavión atlántico Larus marinus, en especial en la bahía de Gijón, pero también de forma puntual en otros enclaves. Por ejemplo ayer domingo entraron dos ejemplares en la playa de Bañugues, que destacan aún en la distancia por su enorme tamaño respecto al resto de gaviotas.


De los dos ejemplares que registré, uno era un ave adulta, lo que no es muy habitual.


El segundo ejemplar era un subadulto, reconocible por ciertos rasgos, como la extensa mancha grande en el pico, lo reducido de las pintas blancas en las plumas primarias, o ciertos toques de color pardo en las coberteras.


Otra especie interesante que se puede observar, y aún más escasa que la anterior, es la gaviota cana Larus canus. Este fin de semana registré un interesante ejemplar de segundo invierno también en la playa de Bañugues (que es una de las localidades más favorables para esta gaviota en Asturias). En esta foto se ve rodeada de gaviotas cabecinegras.


Desde hace varios días se registra habitualmente en la playa otro ejemplar de primer invierno, que es lo más habitual en esta gaviota.


jueves, 4 de enero de 2018

Correlimos oscuros en Luanco

El correlimos oscuro Calidris maritima es una de mis aves favoritas. Cada invierno llega en muy escaso número a la ensenada de Luanco, normalmente al dique del nuevo puerto. Esta temporada detecté el primer ejemplar en el mes de diciembre, hoy eran dos.


Se trata de un limícola que se reproduce en zonas norteñas de la tundra, en torno al Ártico, e inverna en zonas costeras. Las poblaciones de Escandinavia, Islandia y Groenlandia se desplazan hasta Europa Occidental, con el límite sur de invernada en la Península Ibérica, normalmente en el Cantábrico, aunque puede llegar algo más al sur.



Se da la curiosa circunstancia de que los ejemplares de Luanco son un primer invierno y un adulto, apreciando perfectamente la diferencia entre ellos. El juvenil presenta los bordes de las plumas coberteras con un claro tono blanco y el pico más anaranjado, en el adulto el plumaje oscuro es más uniforme y el pico es más oscuro.



miércoles, 3 de enero de 2018

Un paseo invernal

La peor época del año para las mariposas coincide, en nuestras latitudes, con el final del otoño y la primera parte del invierno, lo cual se corresponde más o menos con los meses de diciembre y enero. Algunas de nuestras especies son capaces de sobrevivir a esta época en estado de imago, o sea adultas. Aunque superan todo este tiempo en estado de hibernación, sin actividad, en días calurosos despiertan y dan cortos y pequeños vuelos. El pasado día 30 de diciembre pude observar varias, entre ellas algunas limoneras Gonepteryx rhamni



al igual que un ejemplar de la preciosa pavo real Inachis io.


Su tiempo de actividad cuando dan estos pequeños vuelos es muy corto. Curiosamente, en ambos casos observé a las mariposas muy cerca de las plantas nutricias de las orugas, lo cual me hace sospechar que buscan zonas para hibernar que estén cerca de las mismas. En el caso de la limonera esta planta nutricia es el aladierno Rhamnus alaternus.


Y en el caso de la pavo real, la ortiga Urtica dioica


Como curiosidad, aquí vemos la temperatura que alcanzó ese día, de acuerdo con la estación meteorológica de Luanco, cerca de los 20ºC, la más alta del mes de diciembre.


domingo, 31 de diciembre de 2017

Un par de gaviotas polares

Los postreros temporales del otoño, o en su caso los primeros del invierno, nos traen en algunas ocasiones a los ornitólogos, en especial a los más gavioteros, la última sorpresa del año, y una de las más esperadas, las llamadas gaviotas blancas. Estas proceden de las áreas más norteñas y se llaman así por los tonos de su plumaje. Hoy tuve la suerte de localizar junto a otros compañeros, frente a la playa de la Ribera, en Luanco, dos ejemplares de una de estas especies, la gaviota polar o groenlandesa Larus glaucoides.

Una de ellas es este bonito ejemplar de 4º invierno, un subadulto, que ya había sido avistado previamente en otros puntos del País Vasco y Galicia, se ve que está haciendo un periplo por el Cantábrico.


El segundo es un ejemplar juvenil, de primer invierno, aparentemente de la subespecie nominal, ya que se aprecian las primarias externas muy claras.




Esta foto es la única que pude sacar donde se observan ambos ejemplares.


La gaviota polar es propia de las costas de Groenlandia, encontrándose en el NE de Canadá una subespecie propia, la denominada ssp. kumlieni. Una parte de la población se dispersa al sur en otoño, llegando de manera puntual al SO de Europa. Parece llegar de manera anual a las costas del norte ibérico, pero siempre muy pocos ejemplares, mayormente en diciembre y enero.



viernes, 29 de diciembre de 2017

Escribanos soteños invernantes

El escribano soteño Emberiza cirlus es un pájaro al que le tengo especial afecto, sobre todo porque es uno de los que primero cautivó mi atención cuando me iniciaba en esta afición de la ornitología. En Gozón siempre ha sido muy escaso como nidificante, al menos que yo recuerde, y apenas crían un puñado de parejas repartido por el concejo. En estas fechas puede llegar algún grupo para pasar el invierno, como uno de 5 aves que localicé esta semana en el entorno de la playa de Bañugues.



El escribano soteño se reproduce en Asturias de forma irregular, ocupando áreas de campiña con abundancia de setos y preferiblemente zonas de cultivo. Prefiere las zonas bajas, por debajo de los 200 m de altitud, aunque en ocasiones puede subir de dicha cota, en especial en la mitad occidental. El Atlas de Aves Nidificantes de la COA calcula en total, a grosso modo, entre 4.000 y 6.500 parejas de la especie.


Se trata de un ave casi en exclusiva europea, con un área de distribución que gira en torno a la cuenca mediterránea, y una pequeña extensión en el norte de África. Las poblaciones más al norte son migradoras, pero en invierno se trasladan a zonas ya ocupadas por la especie, tal como ocurre con estos escribanos que en invierno se localizan en Gozón. En la Península Ibérica es más frecuente en la mitad norte.




El escribano soteño se alimenta básicamente de semillas, en especial de gramíneas, que obtiene prospectando exhaustivamente el suelo, rebuscando entre la vegetación herbácea. Sin duda ninguna es uno de nuestros pájaros más bonitos.